DIOS LO QUIERE… DEUS VULT

Dios lo quiere

DIOS LO QUIERE…DEUS VULT

Templario y Caballero… conocedor de tu pasado y de tu presente porque así Dios lo quiere. A medida que van cayendo los velos, va aflorando el conocimiento que te permite comprender el sentimiento que te abraza llenando todo tu interior con fuerza, entregándote a actuar con la misma energía, humildad y caridad transmitida por tus hermanos freires ancestrales, todos ellos Caballeros Templarios de la Orden más importante de la cristiandad.

Pretender hacer de la gloriosa historia Templaria una tradición o simplemente un hobby, solo es un objetivo de las mentes más oscuras y contrarias a una revitalización y expansión de los valores y principios de la Orden del Temple. Las tradiciones con el transcurso del tiempo terminan siempre muriendo y desapareciendo. ¡¡EL TEMPLE NO MORIRÁ NUNCA, JAMÁS!!

Templario… para poder avanzar hay que limpiar el camino. No hay ni habrá una sola de las órdenes que hoy dicen llamarse Templarias, que puedan progresar en la dirección correcta, mientras no limpien sus organizaciones de todos los detractores del Temple que abogan por una conciliación o acercamiento a la iglesia de Roma y su caótica y mercantil doctrina católica.

No hay ni habrá una sola orden de las que dicen llamarse Templarias que puedan ser merecedora de tal distinción, si no se busca la unión en la Unidad, pues esta es Ley de Vida.

Todas las ordenes que dicen llamarse Templarias están carentes de este honor hasta que no se logre poner fin a una ley injusta y maldita, como malditos fueron los que la impusieron, así como lo son los que la sustentan a día de hoy, manteniendo la Excomulgación de todos los Caballeros Templarios del mundo, a través de la Bula Papal “Vox In Excelso”.

Esta es tu batalla. Y este tu objetivo. Porque es tu deber. Porque es un inmenso honor. Porque eres Caballero Templario.

La anulación de la ley de excomulgados, para restablecer la Dignidad y el Honor desde Hugues de Payns (1118-1136) hasta nuestro último y anciano Gran Maestre Jacques Bernard De Molay (1292-1314) y de todos y cada uno de los Caballeros Templarios que dieron su vida por la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón en defensa de la Cristiandad.

¡¡Para que sus espíritus puedan descansar en paz en la Gloria de Nuestro Señor.!!

Caballero y Templario… tendrás que soportar groserías y burlas, amenazas y palabras malsonantes. Te llamarán inconsciente, loco y mil patrañas más. Estarás solo y hasta tu propia sombra querrá abandonarte. La soledad te hará dudar si emprender la batalla o no. Tan solo necesitas dar un paso al frente y no detenerte en tu caminar. Aunque te cueste la última gota de sangre. Hasta que veas tu último aliento escapar llevándose tu vida, pues está solo pertenece a Dios. No cederás hasta salir victorioso, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *