TEMPLARIO…LA ORDEN VIVE EN TI

La Orden del Templo vive en ti

LA ORDEN VIVE EN TI

Templario y Caballero… siente como vibra. Siente la fuerza de la Orden que vive en ti. Toda su historia, sus hazañas, sus cruzadas en defensa del cristianismo, sus victorias, su conocimiento y su sabiduría plasmadas en sus obras. Todo está en ti, escritas y transcritas en el ADN de tu Ser.

Eres elegido, junto a un número infinito de hermanos de todos los rincones de la Tierra para formar el ejército divino de Dios. Soldados de los Pobres Caballeros de Cristo, para guiar con su Luz a la humanidad y ayudarla a salir del caos en el que se encuentra, evitando un nuevo diluvio de fuego y sangre de consecuencias impredecibles para los seres humanos.

Templario… observa como el hombre en su afán de enriquecerse acumulando poder y riquezas, se han olvidado de Dios y de su Palabra. Han creado un sistema de convivencia asentado en la comodidad y la lujuria, dependiente, injusto y falso, reformado y contra reformado, con el único objetivo de someter todo tipo de voluntades a favor de sus propios intereses.

Siente como hierve la sangre y corre por tus venas, ofuscando tu mente, y niegas una y mil veces el mundo que tus ojos te muestran. El caos y la desesperación acampando por doquier. Hambre y miseria unidas de la mano llevando a la humanidad, irremediablemente, a la muerte física y espiritual. Y todo en bien del progreso y del bienestar, palabras y promesas sobre promesas, perdidas en el laberinto del suicidio psicológico. Todos la llaman “Democracia” y al igual que la ramera cuando es joven promete llevarte al paraíso, termina sus días llena de suciedad y envuelta en harapos que nadie quiere.

Siente hervir tu sangre cuando contemplas a quienes hacen negocios con tu historia, principios y valores, por un puñado de monedas. Incrédulos y pobres ignorantes, farsantes e hipócritas que bajo el sagrado manto blanco de Dios, esconden toda la podredumbre de un ser sin escrúpulos, carentes de toda moralidad.

Manipuladores creando O.N.Gs y comedores sociales, comerciantes de barrigas llenas y ladrones de voluntades ajenas. La mala hierba, la vergüenza para todos. Los que no tienen remordimientos en falsificar, comprar y otorgar títulos o nombramientos que les hagan llenar el pecho de vanidad y prepotencia para demostrarse asimismo que son los mejores templarios y los más valientes guerreros, con la convicción propia de que son un ejemplo a seguir.

Pobres incautos, perdidos en el egocentrismo y la tibieza, desconocedores de la Verdad y de la Justicia de Dios que más pronto que tarde caerá sobre ellos.

Caballero y Templario… la unidad en Dios, llama a la unión de todos los soldados de Cristo en la única y verdadera Orden del Templo, dejando al descubierto a todos los falsos profetas e iluminados que hacen negocios y denigran la memoria de todos nuestros hermanos ancestros, sus principios y sus virtudes.

¿Quién vigila y protege el Santo Sepulcro de Nuestro Señor? ¿Un “muñeco” perteneciente a ese anfiteatro al que todos llaman Vaticano?

Siente, Templario, como brinca tu corazón, pues ese honor te corresponde a ti. Su vigilia y seguridad pertenece a la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón, que hoy más que nunca el mundo necesita. Pensaron que podían enterrarnos y se equivocaron. No sabían que somos semillas que crece con más fuerza que nunca, vigorosa e imponente, para llenar todo a su alrededor de vida, paz, justicia y libertad, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++ Non Nobis Domine Non Nobis, Sed Nomini Tuo Da Gloriam +++

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *