LOS TRAIDORES

los traidores

LOS TRAIDORES

Templario y Caballero… en este Tiempo nuevo en el que abundan los traidores disfrazados de templarios, dirigidos y orquestados por falsos “grandes maestres” payasos diabólicos víctimas de su propia demencia por el narcisismo con aureola de dioses ahogados en su propia putrefacción y suciedad moral,que se vanaglorian de deberse a la Iglesia Católica, la misma que torturó y quemó a nuestro anciano Gran Maestre Jacques de Molay, a la misma Iglesia Católica que renegó maldiciendola en el último suspiro de su muerte.

Templario, por la sangre derramada y por la sangre protegida. Por tu pasado heroico, valeroso, entregado y admirado. Por el secreto guardado, por tu tiempo y por tu vida entregada generosamente. Por tu devoción, por tu fe sin medidas. Por tu ejemplo, lucha y defensa de la Palabra Verdadera, manifestada en Jesucristo Único Rey y Señor. Por tu juramento y lealtad a Él. Por tu espíritu cristiano y tu orgullo de ser Caballero Templario.

Templario… tu que observas con rabia contenida a todos estos miserables que dicen llamarse templarios y van cacareando como gallinas, que son los únicos y verdaderos templarios reconocidos por la iglesia. Y te preguntas ¿De qué iglesia hablan? ¿A qué se refieren cuando dicen que son reconocidos como verdaderos templarios? ¿Es que los demás no lo son? Auténticos indeseables que expulsan a sus hermanos con deshonor cuando no les interesan, cuando el deshonor y la vergüenza la tienen ellos mismos, traidores a Nuestro Señor, que ayer se vanagloriaban de ser cristianos, hoy son católicos, mañana ortodoxos y en espera de conversión en el judaísmo.

¿Qué razón tan poderosa pueden llevar a una persona que dice ser páter templario a ser reconocido sacerdote por la iglesia ortodoxa? ¿Quién va a creerle y confiar en su palabra?

Gentuza sin moral ni decencia alguna con tal de engrosar las filas de un club de fanáticos demenciales. Serpientes con lenguas de doble filo y Rotarios convertidos en Templarios por intereses económicos y políticos, captadores de voluntades inocentes, aspirantes a posibles bailarines en este gran circo montado para minar sus deseos más íntimos. Lacayos cargados de emblemas y banderitas patrióticas, silenciando la voz y la palabra de quienes discrepan del sometimiento y el adoctrinaje a los que son sometidos.

¡¡Todos ellos arderán en la Justicia de Dios, envueltos en el Manto Blanco Sagrado mancillado y ensuciado con el hedor nauseabundo y vomitable que desprenden de sus cuerpos endemoniados y malévolos! Que así sea, por la Gloria de Dios.

Caballero y Templario…tu continúas siendo Templario cuando estas vivo y cuando estés muerto, hasta que el Dios que hay en ti, te consuma y llegues a comprender tu unidad con Él. Esto no se realiza en un abrir y cerrar de ojos, en lo que el hombre gusta de llamar “una vida”.

Del mismo modo que mueres continuamente en el transcurso de la Vida, así vivirás continuamente cuando estés muerto, si no en este cuerpo, al menos en un cuerpo de otra forma. Pero seguirás envuelto en el espíritu Templario y viviendo en un cuerpo hasta que te disuelvas en Dios, lo que significa que habrás vencido todos los cambios y ganado todas tus batallas, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *