LOS CABALLEROS TEMPLARIOS EN LA ACTUALIDAD

caballeros templarios

LOS CABALLEROS TEMPLARIOS EN LA ACTUALIDAD

La Orden del Temple fue la última sociedad secreta que poseyó colectivamente algunos de los misterios reales que tanto se buscan.

Aunque tanto en siglos pasado como en el nuestro, hubo y hay, “hermanos” aislados que fiel y secretamente trabajaban bajo la discreción de Fraternidades, Órdenes, Logias…

Los Caballeros Templarios en la actualidad instruyen, en todo lo que de importante han sabido conservar.

Misterios de la antigüedad, que en los grados superiores en su desarrollo aún reflejan.

En cuanto a los modernos Caballeros Templarios y a las Logias Masónicas que pretenden descender directamente de la Antigua y Sagrada Orden del Temple, no poseen ni poseyeron nunca ningún secreto peligroso para la Iglesia, cuya persecución contra ellos tuvo desde un principio apariencias de farsa.

Dice Findel, los grados escoceses, o sea los de ordenación Templaría, datan tan sólo de los años 1735 a 1740, y siguiendo sus tendencias católicas, establecieron su residencia principal en el colegio de Jesuitas de Clermont, en París, por lo cual, se le denominó rito de Clermont. El actual rito sueco tiene también algo del elemento Templario, pero está libre de la influencia Jesuítica y no se entremete en política, se le siente más sobrio y real.

Sobre la presumida filiación de los actuales caballeros templarios: Estos pretenden descender directamente de la antigua Orden y tratan de probarlo por medio de sus reglas internas, enseñanzas secretas y otros documentos.

Según afirman todo nació en Egipto y se comunicó sus enseñanzas a los hebreos a través de Moisés, Jesús a los apóstoles, y por este camino llegaron hasta los Templarios. Todas estas invenciones necesitan los (neo) templarios para apoyar su pretensión sin que las solvente la historia. Pues todo este artificio se tramó en el capítulo superior de Clermont al amparo de los Jesuitas, que por entonces contaban con el favor de los Estuardos.

La Orden del Temple fue instituida el año 1118 por Hugo de Payens y Godofredo de Saint-Omer con el aparente propósito de proteger a los peregrinos de Jerusalén. Pero con el verdadero objeto de restaurar el Primitivo Culto Secreto. Teocletes, sumo sacerdote de los Nazarenos, instruyó a Hugo de Payens en la verídica historia de Jesús y del cristianismo primitivo.

El oculto designio era libertar el pensamiento y restaurar la religión única y universal.

En un principio hacían voto de pobreza, castidad y obediencia, de suerte fueron los verdaderos discípulos de Juan el Bautista, que se “alimentaba en el desierto de langostas y miel silvestre”. Tales son las afirmaciones tradicionales de la cábala.

Es un error creer que la Orden de los templarios no se declaró contra el dogma católico hasta sus últimos tiempos, pues desde un principio fue herética (Herejía es una creencia o teoría controvertida, novedosa; Especialmente religiosa, que entra en conflicto con el dogma establecido) en el sentido que la Iglesia da a esta palabra.

La cruz roja sobre manto blanco simboliza, los cuatro puntos cardinales del Universo, los cuatro estados de la materia, un fundamento matemático capaz de levantar intrincadas construcciones…

Cuando más tarde tomó la Orden carácter de Logia, comenzaron las persecuciones, hubieron de reunirse los Templarios muy secretamente en la sala capitular, para mayor seguridad en cuevas o chozas en los bosques, con objeto de practicar las ceremonias propias de su institución, al paso, que en las capillas públicas celebraban el culto católico.

Aunque eran infames y calumniosas las acusaciones levantadas contra los templarios a instigación de Felipe IV de Francia (Felipe el Hermoso), había fundamento suficiente para inculparles de herejía, “según el criterio dogmático de la Iglesia Romana”.

Los actuales templarios no pueden conciliar su fe con la Iglesia, con la pretensión de ser directos descendientes de aquellos Nazarenos. Los cuales no creían en la divinidad, ni en la misión redentora de Cristo, ni en sus virtudes taumatúrgicas (taumaturgia se refiere a: un practicante de la magia o bien un santo que realiza milagros).

No creían en los principales dogmas católicos, como la transubstanciación (doctrina católica de la Eucaristía, definida por un canon del Concilio de Trento, aunque en realidad ya figuraba desde el siglo IV puesto que Cirilo de Jerusalén ya lo había redactado en el Catecismo a los Catecúmenos.

El Concilio, no hace más que confirmar lo que hacía 1500 años se venía creyendo en lo referente a que “la consagración del pan y del vino que se opera en el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre”

No creían en los santos o las reliquias, ni en el purgatorio. El Cristo era para los Nazarenos un profeta, pero falso. Pero diferenciando a Jesús (ser humano) y lo respetaban como un hermano. San Juan Bautista era su Maestro; pero nunca tuvieron en el concepto con que se lo tiene en la Biblia.

Por otra parte, respetaban las doctrinas de la alquimia, la astrología y la magia, así como los talismanes cabalísticos y la cábala misma, seguían las enseñanzas de sus Jefes o Guías.

En siglos pasados, cuando la masonería se consideraba engañosamente hija de los templarios, era muy difícil creer en la inocencia de esta Orden, pues se acumularon contra ella multitud de patrañas e imputaciones no comprobadas, con deliberado propósito de sofocar la verdad.

Los masones, admiradores de los Templarios, recogieron la documentación del proceso, publicada por Moldenwaher, en donde se probaba la culpabilidad de la Orden…

Más hoy 700 año después exonerada de toda herejía, El Temple, continua su paso por los grises del saber.

¿Cómo ser Templario hoy?

Ha de sentirse la Orden Universal, sentir que nos abraza, nos impone un hacer y realmente nos entregamos a este sentir.

No dura minutos, no es el resultado de un estado de la conciencia, se encumbra durante la totalidad de nuestra vida, nos guía….

Verán que no menciono a Dios, ni al Gran Arquitecto, a nadie, ningún “Ismo”.

Sino que me aferro al amor del ser por sus semejantes y la necesidad de brindarles un legado.

Ya cada uno podrá elegirse dioses y como convivir con ellos. Hoy a tientas tratamos de armar el rompe cabezas de verdades que se extravió en el infinito de los tiempos.

¿Cómo ser Templario?; Siéndolo, sintiéndolo, entregándose a un actuar en conjunción con la esencia de nuestro ser.

Se es Templario cuando podemos respetar al otro en la discrepancia, en la diferencia de credos, cuando lo comprendemos en la disimilitud. Cuando estamos dispuestos a defender sus principios tanto como los nuestros.

Se cuenta que los Templarios saludaban en nombre del Dios de su interlocutor:

” En nombre de tu Dios, he de saludarte. Y en nombre del mío, auxiliarte”

Esto, como reflejo máximo de respeto hacia el otro.

1 thought on “LOS CABALLEROS TEMPLARIOS EN LA ACTUALIDAD”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *