EL SACRIFICIO…TEMPLARIO

Sacrificio Templario

EL SACRIFICIO

  “El silencio es el arma más poderosa del MAL…”

Templario y Caballero… el semblante serio y la mirada perdida, dejando volar tu mente al pasado para contemplar el Sacrificio al que fuiste sometido junto a todos tus hermanos freires y soldados de los Pobres Caballeros de Cristo. Todos Templos de Dios, Caballeros y Templarios de cuerpo, mente y alma. Entregados, traicionados, torturados y ejecutados sin oponer resistencia, aun siendo el mejor ejercito formado, adiestrado, respetado y temido sobre la faz de la tierra.

Y te ves, frente a frente con el Inquisidor y verdugo de la Iglesia Católica de Roma. El potro de tortura como único testigo. Nunca en la historia una negación tuvo tanta relevancia. ¡¡NO!! a todas las falsas acusaciones que se te imputaban. Y duelen las heridas. Y duele el cuerpo entero. Pero lo que más te duele es el Alma, refugio donde calmas todos tus males y desaparecen todos tus dolores. Bálsamo de Amor bendito y divino, que te arropa y protege. EL SECRETO ESTÁ A SALVO.

Templario… la Iglesia Católica Apostólica y Romana, la víbora endiablada y diabólica, la gran traidora que organizo, planifico y ejecuto el gran sacrificio de todos tus hermanos y el de tu amada Orden Templaria, utilizando para ello la grave situación financiera y económica que atravesaba el rey de Francia, para expoliar a la Orden de todos sus bienes y del inmenso tesoro, según ellos, acumulado por el Temple. Tesoro que, a ciencia cierta sabían que no existía.

Con el Sacrificio de la Orden del Temple junto al Genocidio de los Cátaros, la Iglesia Católica de Roma trataba de evitar el grave CISMA que en sus tenebrosos aposentos se estaba produciendo. Poseídos por el miedo y el pánico de que toda la Verdad sobre su fábula, el gran cuento creado y manipulado hasta convertirlo en dogma de fe católica, quedara manifestada a los ojos y a los oídos del mundo entero, haciendo derrumbarse todo un imperio económico y de poder, construido sobre la mentira y el engaño. Y para su mantenimiento estarían dispuestos a enviar al infierno a todo aquel que no comulgaran con sus postulados.

Y este infierno en el que convirtieron a la humanidad, ha durado más de cinco siglos de tortuosa Inquisición y ha costado millones de vidas humanas inocentes. En este tiempo nuevo, la Iglesia Católica de Roma continúa siendo un cáncer para la humanidad, alimentándose y robando miseria a la miseria de un mundo empobrecido por la nefasta gestión de sus gobernantes, sin valores ni principios y sin fe en el propio ser humano.

Caballero y Templario… recuerda las últimas palabras de nuestro anciano Gran Maestre Jacques de Molay, renegando de la Iglesia Católica de Roma. Con esas palabras rompió la Lealtad Templaria a la Iglesia Católica y a la que tú no debes jurarle jamás. El fuego del infierno al que fue arrojado, tan solo quemó su cuerpo. Su Alma se purificó aún todavía más para que su semilla fuese más fuerte y creciera más alto, para mayor Gloria de todos los Caballeros Templarios y la de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *