EL JUICIO

el juicio,templario

EL JUICIO

Templario y Caballero… cada día es un día del juicio. La cuenta de cada uno es saldada en cada abrir y cerrar de ojos. Nada queda escondido, nada queda sin ser pesado. Ningún pensamiento, ningún deseo, ninguna acción quedan estériles en este mundo, sino que todo se reproduce de acuerdo con su especie y naturaleza.

Templario… tus días no son todos iguales, algunos son serenos, son la cosecha de las horas bien vividas. Algunos son nublados, son las dádivas de las horas medio adormecidas en la muerte, medio despiertas en la vida. Y hay otros que se precipitan sobre ti cabalgando sobre una tempestad, con relámpagos en los ojos y truenos en las fosas nasales. Te golpean desde arriba, te azotan desde abajo, te arrojan a derecha e izquierda, te estrellan contra el suelo y te obligan a morder el polvo, haciéndote desear no haber nacido jamás.

Esos días son los frutos de las horas vividas en deliberada oposición a la Ley de Dios. ¿Es justa la ley de los hombres?, ¿Buscan la serenidad, convivencia y seguridad del ser humano?

La ley de los hombres no se sostiene. Es una ley corrupta desde su nacimiento, creada y pensada para el propio beneficio del hombre y de sus intereses personales y monopolistas. Lo que para un juez es blanco, para otro es negro. La ley que hacen culpable a un inocente y al culpable lo hacen inocente. La misma ley que hacen de un ignorante un ministro y a un ministro lo hace un ladrón sin pena ni condición.

Caballero y Templario… mantente firme en el cumplimiento de la Ley de Dios, hasta que llegues a ser tu propio maestro y dueño y hayas aprendido hacer de cada palabra una oración y de cada acto una ofrenda. Prepárate para que tus ojos, tus oídos y tu lengua ayunen, para que tu corazón pueda experimentar el hambre de justicia sagrada que una vez aplacada, te dejará saciado por toda la Eternidad, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

 

Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros sino a Tu nombre sea dada la Gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *