LA PALABRA CREADORA

la palabra creadora

LA PALABRA CREADORA

Caballero y Templario… La Palabra de Dios crea, se funde y fusiona en un Todo, sin aceptar nada como valioso, y sin rechazar nada como carente de valor. Puesto que sabe muy bien que ella y su creación constituye un todo, que rechazar una parte es rechazar el todo, y rechazar el todo es rechazarse a sí misma. Por consiguiente, siempre tiene el mismo objetivo y el mismo sentido.

La palabra del hombre atrae y rechaza lo que ella crea. Está siempre aceptando esto como amigo y rechazando aquello como enemigo. Y con frecuencia, el amigo de ayer se convierte en el enemigo de hoy, y el enemigo de hoy en el amigo de mañana. Así se desencadena la cruel e inútil guerra del hombre contra sí mismo.

Y todo esto porque no puede comprender que él y su creación son una misma cosa, que expulsar al enemigo es expulsar al amigo, pues ambas palabras, “enemigo” y “amigo” son creaciones de su propia palabra. Aquello que no le gusta y rechaza como malo, es aprovechado por alguien o algo que lo considera bueno. ¿Acaso una misma cosa puede ser, al mismo tiempo, dos cosas contrarias?

Templario… Tu que conoces muy bien el valor de la palabra, su cumplimiento y compromiso con todos los seres de este mundo. El bien más valioso que siempre has poseído y defendido. El compromiso sublime que te ha definido como persona, guerrero y soldado de la Blanca Milicia de Cristo y Templo de Dios. Tu palabra manifestada en tiempos de cruzadas dando tu vida por el hermano caído en batalla. El poder de tu palabra ante la humillación de tu Dios, no doblando tus rodillas ante ningún hombre ni ejército por muy poderoso que fueran. Tu palabra tiene mas valor que tu propia vida.

Pero sabes muy bien que los tiempos han cambiado y mucho. Hoy, para los hombres la palabra solo tiene el valor del peso que les llenen los bolsillos o las cuentas bancarias. Las palabras que confunden y hacen de un monje, un obispo, y de un obispo hacen un impostor.

Caballero y Templario… La Palabra de Dios es el Tiempo y el Espacio sin medida. Es Vida sin necesidad de nacer, y por lo tanto es Inmortal.

Busca primero, Templario, el Conocimiento de la Palabra de Dios, para que puedas conocer tu propia palabra, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

 

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

2 comentarios en «LA PALABRA CREADORA»

  1. Que decir fe mi amada Orden que no se halla dicho ya. Rios de tinta escritos en todos los idiomas, todos ellos con respeto y admiracion hacia unos monjes que lo dieron todo por y para Dios.
    Su inocencia clama ante la ignominia que difamaron aquellos que aman la materia y aborrecen el ezpiritu. “Sic Vos Non Vobis”.
    Desde Sion llegara la buena nueva, solo resta esperar, pues tras la tormenta llegará la calma…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *