La Rosa Cruz y su Renacimiento

La Rosa Cruz y su Renacimiento

La Rosa Cruz y su Renacimiento fue una tentativa audaz por ilustrar los componentes más esotéricos del gnosticismo cristiano que había tenido que permanecer oculto durante la Reforma protestante por el miedo continuo a las persecuciones, y que bien pronto iba a cambiar la situación religiosa y política.

Mientras permanecía oculto el simbolismo utilizado por los Templarios y que se vinculaba con los restos mortales de Jesús, el conocimiento más amplio del gnosticismo cristiano no era tan secreto que impidiera su aparición en la imprenta.

Movimiento de la Rosa Cruz

El movimiento rosacruz que floreció en Europa debía sus orígenes al deseo intelectual de investigar la herencia de la filosofía antigua y reanudar la eterna búsqueda de los verdaderos orígenes de la condición humana.

El rosacrucionismo, en la forma en que hoy se conoce, anunciaba su renacimiento con la publicación de los llamados Rocicrucian Manifestos, dos breves tratados que aparecieron en Alemania en 1614- 1615.

Detallaban los hechos de un tal Christian Rosencreutz, descrito como el fundador de la Orden antigua de la Rosa Cruz, y su publicación desencadeno un verdadero furor en Europa.


Durante dicho renacimiento el gnosticismo encontró una nueva expresión en el fomento de una interpretación religiosa de la alquimia, apoyada por la numerología, una ciencia que se remontaba a la fundación del Templo y al empleo de la geometría para definir la cantidad perfecta.

La Ilustración en la Francia de los siglos XVII y XVIII, debe en buena parte su origen a la perpetuación del pensamiento hermético. En el corazón de esa creencia, que comprendía la filosofía de la tolerancia y de la armonía natural, latía un gnosticismo cristiano que la Iglesia católica seguía considerando como herético.

La Imprenta

Si las herejías del Languedoc habían provocado tanta inquietud en la Iglesia del siglo XIII, la aparición de la imprenta, con el consiguiente incremento en la difusión de noticias que el invento trajo consigo, vino a encarnar su peor pesadilla.

Si la Biblia podía traducirse a las lenguas vernáculas, se podía imprimir con relativa facilidad y hacerla accesible a todos, tambien sería posible la crítica a la Iglesia y a su doctrina, creándoles problemas muy serios acompañados de agudos dolores de cabeza.

La Reforma Protestante

La Reforma protestante fue el resultado directo de un descontento permanente, que ninguno de los argumentos aducidos por la Iglesia romana pudo calmar. Sin embrago, la amenaza que la reforma protestante represento en Europa difería notablemente de la planteada en la Iglesia primitiva.

La doctrina de la “resurrección” no se vio amenazada, ni se puso en duda la “condición” de la Virgen Maria. El conflicto surgió por la opulencia del Vaticano, muy visible en el siglo XVI, que ofendía grandemente a muchos cristianos devotos y comprometidos que miraban a la Iglesia romana como corrupta, pero, sin embargo, los protestantes no eran gnósticos.

La escisión en la Iglesia continuaría manifestándose durante siglos en la persecución y la guerra entre los dos bandos, la doctrina paulina fundamental sobre la que la Iglesia de Roma había asentado su supremacía permaneció inmutable.

El gnosticismo cristiano, o cualquier referencia a la autodeterminación en una forma abiertamente manifiesta, continúo estando reprimido con éxito tanto por la Iglesia católica como por la protestante.


Pero el concepto de libertad individual nunca se había extinguido y de nuevo emergió en la Europa central a comienzos del siglo XVII a través de un movimiento llamado la Ilustración Rosacruz.

Representaba la última herejía y desafiaba el poder y la autoridad de la organización religiosa más dilatada y prospera en la historia “civilizada”: la Iglesia Católica y Romana.

Las palabras del Evangelio de Felipe, en la biblioteca de Nag Hammadi, reflejan la posición herética del cristiano gnóstico.

“Quienes dicen que morirán primero y despues resucitaran estan en un error. Si no reciben la resurrección mientras viven, cuando mueran no recibirán nada.”

Conclusiones

El conocimiento Rosacruz había surgido de la orientación hacia los Evangelios gnósticos cristianos y había pasado a través de los Caballeros Templarios, como lo testifican las cruces cubiertas de rosas en las lapidas sepulcrales y en los sarcófagos Templarios que se conservan en el museo cluniacense de Paris.

El Languedoc fue la region que sufrió la furiosa acometida de la Cruzada contra los Albigenses en el siglo XIII, con la Inquisición de los dominicos poniendo los toques finales. Sin embargo, el espiritu de la resistencia Catara nunca había muerto.

La doctrina de la resurrección había atado las manos del individuo, ya que Dios había sacrificado a su propio Hijo para expiar los pecados del mundo. El gnosticismo cristiano, que compartía la misma creencia en la vida de Jesús, había cometido el error fundamental de declarar su muerte de un modo abiertamente humano. Esa diferencia de interpretación ha consignado las creencias de los gnósticos cristianos a los sectores marginales de la historia.

No puede haber duda de que la Iglesia ha llevado a cabo muchos actos de caridad y ha dado apoyo y sentido a la vida de millones de personas. Pero ¿a costa de qué? ¿A costa de distorsionar el mensaje del Mesías? ¿A costa de fundamentar una Iglesia sobre la supuesta desaparición de un cadáver? ¿A costa de sostener a los creyentes para una redención moral?

“El que tenga ojos que vea y el que tenga oidos que oiga”

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 174

Deja un comentario