Mi Plegaria con Dios

De rodillas y con mi cabeza inclinada sobre la Cruz de la Espada Templaria, elevo mi plegaria a Dios, que con su inmensa Bondad tuvo a bien concederme un día el honor de poder Glorificar su Nombre, y le he preguntado a Nuestro Señor.

«Señor mi buen Dios, dueño y señor de mi alma y de mi corazón, ¿Por qué te has dignado en elegirme para formar parte de Vuestro Ejército en este mundo? ¿Qué batalla me Vais a encomendar? pues Vos sabéis bien que por muy difícil y cruenta que sea, la librare sin temor para mayor honra de Vuestro Nombre y la de mi amada Orden.»

«Señor, jamás he dudado de Vuestro Inmenso Poder ni de Vuestro Amor Infinito, pues sé muy bien que Vos sois el Creador de todos los seres y cosas de este mundo. ¿Por qué necesitáis un ejército de guerreros adictos a las cosas materiales que confunden y crean desazón en la mente y en los corazones, pues todo lo emotivo se esfuma rápidamente?»


Y Él me ha respondido;

» Tu que cada día me pides en tu plegaria, que te dé fuerzas para que tu fe en Mí sea cada vez mayor, que me conoces, que has vivido y vives en Mi Luz de Amor Infinito ¿Me preguntas esto?»

» Has obedecido y cumplido con todo aquello que te he ordenado sin que por tu boca saliera ni tan siquiera un lamento.»

» Conoces bien el campo de batalla de donde te he visto salir victorioso Alabando y Honrando Mi Nombre ¿Aún me preguntas donde tienes que luchar? ¿Acaso sientes miedo, temor o dudas de Mi Grandeza? ¿Todavía no has entendido que Yo soy tu y que tu soy Yo? ¿Qué todo lo Mío es tuyo y todo lo tuyo es Mío? No puedes negar la entrada en tu corazón a nada ni a nadie, pues me estarías negando a Mi.»

» A ti te digo, piensa en tus hermanos mayores Caballeros Templarios, cuantas batallas libraron en Mi Nombre, observa y presta atención a tus hermanos de este Tiempo Nuevo y a los hermanos que vendrán y aprende de ellos, pues han sido, son y serán el brazo fuerte que empuña Mi Espada, Templo Sagrado donde se Glorifica el Amor Infinito que emana de Mí, y tú eres uno más, elegido para Santificar y Alabar Mi Nombre.»

» A ti te pido, tú que los conoces, que has vivido y sufrido como ellos, vuelve junto a los necesitados, los duros de corazón, los desposeídos, los enfermos, los hambrientos, los necesitados de justicia y todos aquellos que necesitan ser guiados por tu luz, que es Mi Luz, pues Yo estaré en todos y en cada uno de ellos, llévales Mi Palabra para que vivan Conmigo en Mi Reino por toda la Eternidad.»


Después de mi plegaria con Dios, he reflexionado, y siento un cúmulo de sensaciones en mi alma a la vez que una paz inmensa, cuando pienso en nuestros hermanos mayores caídos en batalla, en nuestro inolvidable Maestre Jacques De Molay.

En nuestros hermanos y hermanas que todos los días trabajan con todo el amor inagotable de sus corazones para dar de comer y ayudar a tantas personas y familias necesitadas, Glorificando a Nuestro Señor, que me siento abrumado y tan pequeño ante tanta luz y amor que sale de sus corazones, que nunca me cansaré de dar las gracias a Dios.

Dicen » que el Conocimiento expande la Conciencia y cuanto mayor sea la expansión, más pequeños y humildes debemos de sentirnos». Entiendo y comprendo que mi mayor enemigo soy yo mismo y que debo buscar el Conocimiento en mi interior para vencer a la Ignorancia, alcanzando el Entendimiento de todas las cosas.

Os doy las gracias a todos hermanos/as por permitirme ser parte vuestra, pues todos juntos somos parte del Todo Infinito que es Dios Nuestro Amado y Bendito Señor. Que Él os bendiga siempre y a nuestra amada Orden del Temple.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 159

Deja un comentario