La Orden del Temple

Los Caballeros Templarios y La Orden Templaria. Pertenece a la Orden – y solo a ella – levantar el velo del misterio que la rodeó y la rodea. La iniciativa de su aparición o de su desaparición, en cualquier época y bajo la forma que sea – a despecho de las apariencias históricas – no corresponde de ninguna de las maneras a los hombres, por ilustres que sean. Esta iniciativa constituye el patrimonio de la Providencia manifestándose explícitamente, al igual que la bajada del Espíritu Santo sobre los Apóstoles en el día de Pentecostés, el 12 de Junio del año 35 de nuestra era.

He aquí su famoso «secreto«. La respuesta a los «misterios«, aparte de toda alegoría, se encuentra verdaderamente en la Fuente, es decir, en el Cielo. Y el Cielo es, para los templarios, una realidad substancial, no una superstición, ni un fantasma de la imaginación, ni una especulación racional.

La «Palabra» no ha sido nunca realmente perdida por la Orden. En la oscuridad como en la luz, jamás a cesado de nutrirla a su modo.

Es decir, que a imagen de su maestro el Cristo, del cual es la Milicia, la Orden no tiene que «heredar» lo que es suyo por esencia, ya que lo posee en propiedad, completamente y por toda la eternidad.

Historia Templaria

Fundada el 12 de Junio de 1.118 en el Castillo de Arginy por Hugo de Payns y ocho compañeros, a iniciativa de Bernardo de Fontaine, llamado de Clairvaux (San Bernardo), se esclarece en Tierra Santa y en Europa la Milicia de los Pobres Caballeros del Christo y del Templo de Salomón, en los combates y en la paz civil de las encomiendas, para gloria de Dios.

Leyenda de los Caballeros Templarios

La Aventura templaria en el medievo y el retorno de la Orden en nuestra época, no pueden ser comprendidos mas que volviéndoles a situar en su marco fundamental: la acción del Templo Eterno a través del tiempo y del espacio, para la asunción de la condición humana y la preparación del retorno del Cristo en Gloria según los designios de la Providencia.

 En un orden trascendente de todo cuanto existe.

Respeto

A las leyes de la Creación y su deseo de profundizar en el conocimiento.

Sinceridad

En la búsqueda de las Vías de la Unidad, tanto en el plano personal como en el plano mundial.

La Orden de Los Pobres Caballeros del Templo de Salomon

Es templario por naturaleza, todo hombre de buena voluntad que manifiesta concretamente su fe crística, consciente o no, sobre los planos del cuerpo, del alma y del espíritu, sea en comunidad, sea solo pues el Temple es en principio un «estado de espíritu».

Templarios y su sacrificio.
Maestre Jacques De Molay

Siempre en el corazon

La Fuerza y el Honor de un Templario que dio su vida por la Orden de Los Pobres Caballeros de Cristo. Injusta y vilmente condenado a morir en la hoguera el 18 de Marzo de 1314. Descansa en paz Gran Maestre Jacques De Molay. +Semper Fidelis++nnDnn+

Templarios Y Caballeros
Compartir