Caminante de la Vida

Caminante de la Vida

Templario y Caballero… Eres un caminante perdido en esta jungla de vida que no consigues entender, mira tus manos…mira tus pies.

Trazaste con tu sangre tu propio camino que te ha traído hasta aquí. ¿No te inquieta tener que pagar por esto?

Perdiste el sentido de la orientación y del equilibrio. Ya no sabes cuánto caminaste ni lo que te queda por andar todavia. Y temes que la muerte puede estar esperándote al primer paso que des. ¡¡Y no quieres morir!!

Templario… el borde del pozo es duro y escarpado. El seno del vacío es blando y profundo. El león y el gusano. El conejo y el caracol. El lagarto y la codorniz. El águila y el topo. Todos en el mismo agujero. Un solo anzuelo, un solo cebo. Solo la muerte compensa. Como es arriba, así es abajo. Morir para vivir, o vivir para morir.


Caminante de la Vida. El pozo (1)

La oscuridad es tan densa, que te parece sentir su peso sobre tus parpados. No puedes demorarte ni un instante más. No te queda tiempo para perder.

Un paso vacilante, otro y otro paso más, teniendo la sensación de que el fondo del pozo ha desaparecido. Y te sientes cogido por las olas revueltas de un mar de tinieblas que te roban el aliento y te lanzan hacia abajo…abajo…hacia abajo.

No te conmuevas ante los dolores de este mundo. Es el orgullo del hombre el que todavia destila lágrimas de hiel.

Es la autoridad de las letras la que rechina los dientes contra la autoridad del Espiritu. Deja que llore el orgullo, que llore su muerte.

¡Si tus ojos no hubiesen estado tan cegados por la oscuridad de este mundo, cuando viste por primera vez su rostro Celestial.!

¡Si no hubiesen estado tus oidos obstruidos por la sabiduria de este mundo, cuando fueron desafiados por su sabiduria Divina.!

¡Y si tu lengua no hubiese estado tan colmada de las amargas dulzuras de la carne, cuando luchabas contra su lengua colmada de Espiritu.!

«Cuando la noche caiga, y el dia se vaya, y la tierra este muerta. ¿Cómo viajaran los caminantes? ¿Quién se atreverá a avanzar?».


Caballero y Templario… caminante de la vida, quien te llevo al abismo te ha sacado de el. Moriste para vivir. Has arrancado mucha cizaña de tu ilusión y aun tendrás que arrancar muchas más. ¡Levántate y alcanza tus metas!

Cúbrete con el Manto Blanco de la Santidad y empuña tu Espada Templaria de la Paz y camina por el mundo con humildad y fortaleza. Busca la Luz en el corazón de tus hermanos y desnuda tu alma para que brote el Amor de Dios, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 174

Deja un comentario