ESCALERA A LA GLORIA

escalera a la gloria

ESCALERA A LA GLORIA

Templario y Caballero… las puertas del Cielo se han abierto para ti. Construye una escalera a la Gloria del Padre, con Humildad, Paciencia y Diligencia, reforzandola con la Templanza y la fuerza de tu corazón. Peldaño a peldaño, con Generosidad, para que tus hijos y los hijos de tus hijos y todas las generaciones futuras puedan subir por ella con seguridad, fe y esperanzas.

Construye una escalera a la Gloria para vivir un nuevo milagro, un nuevo día aprovechando el tiempo, que puedes pasar bostezando entre el sentarte y el levantarte, llenando el estómago y vaciándolo, fatigando tu lengua con palabras vanas, haciendo cosas que sería mejor no hacer, y no haciendo otras que necesitarían ser hechas, pues, así como es el creador, así es la criatura.

Una escalera a la Gloria, para que tu Conciencia vuelva a ser sonora y corpórea, lo inaudible pueda ser hecho audible. Para que al mirar puedas ver lo que no se ve y al escuchar puedas oír lo que no se oye.

Templario… ¿Podría alguien crear algo superior a sí mismo?, ¿O crear algo inferior a sí mismo? El Caballero Templario solo se crea a sí mismo, ni más ni menos.

Necesitas ser fuerte y firme, para socorrer a los que vacilan y a los débiles. Necesitas estar preparado contra las injusticias del mundo, para poder proteger a todos los desvalidos que están acosados por ellas. Necesitas estar luminoso para poder guiar a todos aquellos que caminan en las tinieblas.

Los débiles son una carga pesada para los débiles. Pero para los fuertes es una carga agradable. Busca a los débiles pues su flaqueza es tu fuerza.

Los hambrientos son solamente hambre para los hambrientos. Pero para los que tienen en abundancia es un alivio bienvenido. Busca a los hambrientos, pues tu abundancia es su necesidad.

Los ciegos son obstáculos para los ciegos. Pero para los que ven son señales que les indican el camino. Busca a los ciegos, pues sus tinieblas es tu Luz.

Caballero y Templario… abre tu corazón y apodérate de la fuerza mágica del Temple que envuelve tu alma, hasta que te conviertas en tu propio maestro, y nunca más estarás en guerra, cuando deberías estar en paz. Y dejaras de estar encerrado en la cárcel de las tinieblas, para estar sumergido en una atmosfera de Luz.

Ora por tus hermanos Templarios y por tu Orden. Ora por todos los seres de este mundo. Ora de cualquier forma, por cualquier cosa.

Construye tu escalera a la Gloria y súbela en paz, para mayor honra de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *