LA BÚSQUEDA DEL TEMPLE

la búsqueda del temple

LA BÚSQUEDA DEL TEMPLE

Templario y Caballero… antes de emprender la búsqueda del Temple, observa y toma conciencia del mundo en el que vives, y entonces, solamente entonces podrás iniciar la gran aventura de tu vida, la maravillosa búsqueda que te llevará a encontrar el verdadero camino que conduce al Sagrado Templo de Dios.

Observa como la Humanidad se ahoga en su propia podredumbre, creada por la avaricia y la ambición de los hombres. Parlanchines de lo más cómico, cuyas lenguas son una enciclopedia en blanco incapaces de pronunciar una sola verdad de esperanza para el ser humano.

Hombres ricos empobrecidos contra hombres pobres enriquecidos, enloquecidos por el juego de la economía, el beneficio y la acumulación de riquezas que les hagan sentirse superiores por encima del bien y del mal.

Pueblos enteros abandonados por sus habitantes migrando a otros lugares, y a otros países, buscando un futuro mejor y encontrando hambre y miserias por doquier.

La madre Tierra ultrajada, maltratada y despreciada con absoluta indiferencia por los hombres, sin importarles que hayan sidos amamantados y alimentados por ella desde el Principio de los Tiempos y que por mucha basura que le hayan tirado encima, sigue ofreciendo los más exquisitos alimentos y las más olorosas fragancias a Vida en cada amanecer.

Templario… ¿Qué buscas en la Orden Templaria, un talismán que te proteja del mal de ojo? No te avergüences por haber pensado que tu vida no tiene ningún valor. No sigas arrojándola al basurero del mundo y no cedas nunca en la búsqueda del Temple.

Dios es clemente y bondadoso y no quiere que te pierdas en tu miserable pobreza. Haz que todos sean testigos de tu fervorosa devoción por tu Orden y compartes la paz y el amor fraterno entre todos tus hermanos. No ahorres esfuerzos y riquezas para que tu vida y tu lucha sean dignas de Dios.

Caballero y Templario… es la Luz Viva del Temple, no forjada por manos de hombre, la que Nuestro Señor te ha concedido. Busca cada dia en tu interior esa luz que es deslumbrante e inextinguible, cuya belleza es insuperable e inmaculada.

¿De que valen los ojos que impiden que los pies tropiecen en su camino y dejan que el corazón tropiece y sangre cuando anda buscando a ciegas, inútilmente a ciegas, un camino?

Si es ver corazones y espíritus bañados en la Luz lo que buscas, entonces realmente tu búsqueda no es en vano, pues la Orden Templaria cuida del espíritu y del corazón del Caballero Templario, guerrero y soldado de la Blanca Milicia de Cristo, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

 

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *