PARAFERNALIA TEMPLARIA

parafernalia templaria

 

PARAFERNALIA TEMPLARIA

Templario y Caballero… parafernalia templaria, así es como los representantes eclesiásticos de la iglesia católica de Roma, definen a las ordenes Templarias, cuando hablan de ellas. Saben y conocen muy bien porque la llaman así, pues por algo es una creación que orgullosamente, ellos mismos se atribuyen.

El gran circo templario, que tanto les divierte, es verte a ti, dentro de la carpa, elegantemente uniformado, incluido el cubo de latón en la cabeza y con tu espadita de madera, batirte en duelo con el eterno enemigo de otros tiempos, mientras que el maestro de ceremonia, aspirante a ocupar un asiento entre el exquisito público, descarga toda su frustración encarnando el papel de”gran maestre”,  “pastor” o “evangelizador” queriendo realizar una “conversión” de todos y de todo.

¿Hermano, en quién o en qué cosa quieren “convertirte” ?, ¿Acaso, en un buen cristiano-católico, un buen cristiano-masón, tal vez en un buen cristiano-rosacruz, o en un buen cristiano-rotario?

Pobres ignorantes, espíritus inconscientes jugando con las cosas de Dios, ignorando que la Vida y el Tiempo siempre pasan factura, pues la Ley de Dios siempre termina cumpliéndose.

¿Quién de todos estos falsos “pastores” o “profetas” se dejarían cortar la cabeza por anunciar la llegada de Nuestro Señor?

Templario… no se trata nada más y nada menos que de un simple intercambio comercial, entre la iglesia católica de roma y la multitud de órdenes que dicen llamarse templarias, creadas y mantenidas por dicha iglesia romana.

No oigas sus palabras, creadas y manipuladas por profesionales de la mentira y el engaño, para crear confusión, descrédito y desconfianza en los principios y valores que tú representas.

Tu único Evangelio es el de Jesucristo, la Palabra Verdadera, y su casa es el mundo entero, y sobre el corazón de todos los seres humanos debemos edificar su Iglesia, valiéndonos de una sola Ley representada por nuestras 7 Virtudes Templarias.

Caballero y Templario… no dejes nunca de practicar la Caridad y la Misericordia. Allí donde veas a un “vagabundo” dormir en la calle, tápalo con tu Manto Blanco, pues estarás tapando a tu Dios.

Cuando veas a una persona rebuscar en la basura algo para comer, sacia su hambre, pues estarás saciando el hambre de tu Dios.

Cuando conozcas que un “inmigrante” está siendo discriminado, defiéndelo y acogelo, pues lo estarás haciendo con tu Dios.

Cuando oigas hablar de otras disciplinas, abre tu mente y aprende, pues te estarán enseñando un camino distinto para que tu corazón alcance el Alma, lugar donde habita todos los misterios de la Vida y de la Muerte, y todo lo oculto se te dará a conocer, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

 

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *