El Templario y su Realidad

El Templario y su realidad y nada importa el Tiempo ni la Época que te haya tocado vivir, pues tu realidad la eliges siempre tú. Dios Nuestro Señor, te eligió a ti y trazó tu destino en el laberinto de la Vida, y tu misión es encontrar el camino correcto que te lleve hacia Él.

Todos tus pensamientos, emociones y sentimientos, solo son recuerdos de ese caminar a través del tiempo. ¿Cuántas veces con el Sagrado Manto Blanco sobre los hombros y totalmente uniformado, tuviste la intención de volver tu mirada para contemplar el rostro apenado de tu esposa e hijos, al verte partir para luchar en las cruzadas defendiendo la Fe en Cristo?.

Pero no lo hiciste, tu pensamiento volaba al lugar donde tenía que ganar la batalla. Cuántas veces dudaste de si era necesario tanto dolor, sufrimiento y derramamiento de sangre por conseguir una victoria. Pero nunca renunciaste a tu Fe, aunque te fuera la vida en ello.


Cuantas veces se apoderó de ti el miedo y el temor haciéndote  arrodillar implorando el perdón a Dios, por las vidas quitadas a tus enemigos, guerreros valientes que dieron gloria a los Pobres Caballeros de Cristo. Y Cada vez que te arrodillabas, la Fe en Nuestro Señor se hacía más fuerte en lo más profundo de tu Ser.

Templario en cada época nueva, renaces a la Vida. Tu valentía y Lealtad, el Honor de tu palabra, la actitud dando ejemplo de unos Principios y Valores Templarios, que destacan tu condición humana y te hace merecedor de formar parte como soldado de los Pobres Caballeros de Cristo, para continuar la Gran Obra de Dios, emprendida en tiempos ancestrales.

El conocimiento y la sabiduría adquiridas durante tu tránsito en este mundo, harán que enfrentes todas tus batallas, en este tiempo nuevo, con seguridad, firmeza y serenidad, siendo generoso y humilde con tus enemigos, pues no hay victoria más gloriosa que la que se gana desde el corazón, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 162

Deja un comentario