Templarios en Tiempos Difíciles

en tiempos difíciles
Spread the love

Templarios en Tiempos Difíciles

Templario y Caballero… en tiempos difíciles, el mundo necesita hombres fuertes, guerreros valientes que traigan tiempos de paz, justicia y libertad a la humanidad.

El tiempo se hace eterno y cada prueba que la vida pone en tu camino, son cada vez más difíciles de superar. La soledad te abraza y aprieta fuerte hasta dejarte agotado, impotente ante tantas injusticias cometidas. Tus pensamientos se disparan sin control ni dirección. A menudo te dejas superar por la súplica en tus oraciones, haciendo tambalear toda la fortaleza que envuelve tu Alma, debilitando al guerrero que la cuida y protege.

Templario… en tiempos difíciles y por muy duras que sean las circunstancias a las que te tengas que enfrentar, nunca, jamás estarás solo. Tu fe y el amor que profesa a Nuestro Señor te acompañan y protegen, pues eres manantial del Espíritu Sagrado que habita en El.

El guerrero que llevas dentro no se acobarda nunca y se rebela contra un mundo de etiquetas creado por el hombre débil y sin principios ni valores, que busca desesperadamente no perder los privilegios y prebendas obtenidos a costa de los seres más vulnerables e indefensos, creando una sociedad caótica, sin motivación y con unas creencias obsoletas y superfluas que no conducen a nada, mientras todo se derrumba a su alrededor.

Caballero y Templario… tu tiempo ha llegado. No necesitas pedirle nada a la Iglesia de Roma, pues la dignidad y el valor de nuestros hermanos ancestrales es el mayor tesoro que guardas en tu corazón.

En tiempos difíciles, mira el mundo de frente y conquista la libertad que tanto anhela. Lucha contra las estructuras sociales, económicas y políticas creadas, que tienen a los seres humanos presos de sus propios deseos, debilidades y dependencias en una sociedad repleta de injusticias y desigualdades.

Construye el futuro, dia a dia, con pasion e ilusion, y no dejes nunca de luchar por ofrecer un mañana mucho mejor a las generaciones futuras. No esperes nunca conseguir el éxito si abandonas. Ni esperes triunfar sin sacrificios.

En tiempos difíciles, mira al pasado y contempla la valentía con la que luchaban tus hermanos mayores, los Pobres Caballeros de Cristo. Tu mayor reconocimiento y respeto, así como la más grande admiración y lealtad hacia todos ellos, lo haces despertando al soldado de la Blanca Milicia de Cristo que eres, combatiendo en todas las batallas que se te presenten. Empuña con fuerza tu Espada Templaria y abre tu corazón dejando salir al Dios que habita en ti, para que guíe tu brazo buscando impartir la justicia Divina.

En tiempos difíciles el mundo te necesita Templario. Necesita de tu valor y honestidad para llevar a cabo la misión más importante y por la que darás hasta tu propia vida para agradar con tu victoria, el deseo de Dios, llenando el mundo entero de Mantos Blancos con la Cruz Paté, y de “hombres buenos” impartiendo la Palabra Verdadera, una sola Obediencia, una sola Fe, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++A la memoria de Hugues de Payens, Jacques Bernard De Molay y por todos los Caballeros Templarios caídos en el servicio a Dios defendiendo con su vida la Cristiandad.+++

+++ FUERZA Y HONOR +++

+++ Non Nobis, Domine, Non Nobis, Sed Nomine Tuo Da Gloriam +++

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *