La Confesión…Templario es hora de sacar la basura

La Confesión

La Confesión…Templario llego la hora de sacar la basura. Ninguno de nosotros quiere mirar dentro de sí mismo y ver las cosas malas que hemos acumulado. Nos gusta creer que somos buenas personas. Nos convencemos de que porque no cometemos actos delictivos somos buenas personas. También decimos cosas como: “No soy perfecto, cometo errores”.

¿Qué nos pasa? Nos convencemos de que somos buenos, pero por otro lado también somos malos. Entonces, ¿nos hemos convencido de que somos inocentes por nuestras acciones? ¿Nos damos cuenta de que no somos malos porque no estamos en la cárcel? Nos gusta pensar que, dado que no somos perfectos, está bien seguir viviendo como lo hacemos.


Templarios…Todos sabemos que la carne está corrompida. Todo lo que la carne piensa es en sí misma. No quiere tener nada que ver con el alma o el espíritu (nuestro intelecto). La mente carnal continuará diciéndonos mentiras mientras pueda obtener lo que quiere.

La carne es la ruina del hombre, quiere lo que el mundo tiene para ofrecer, no lo que Dios tiene para ofrecer. Mientras obedezcamos a la carne estaremos inclinados hacia el mundo, no caminando erguidos como Dios nos creó.

Para recibir lo que Dios tiene para ofrecer uno necesita empezar por negarse a sí mismo y eso es como la muerte de la carne. Así que de una manera carnal, perseguimos los placeres sensuales, o las cosas que gratifican nuestros apetitos. El problema es que falta algo: “Dios”. Podrías ir a la iglesia toda la semana, ser voluntario, estudiar tu Biblia, etc., etc., pero mientras tu carne esté dominada, no tienes vida en Cristo. Marcos 8:34-37.

¿A quién adoras, a Dios o al mundo y las cosas que le pertenecen? No puedes tener ambos. Aunque muchas personas creen que pueden. Uno de los problemas es que, mientras no podamos ver nada malo en lo que estamos haciendo, entonces debe estar bien, ¿no? ¡¡Equivocado!!.

Estamos completamente ciegos a estas cosas porque todavía somos carnales. Todavía no hemos despertado el alma y el espíritu. La única forma de despertar nuestro lado espiritual es negándonos a nosotros mismos y siguiendo a Jesús hasta la tumba (esto no es el bautismo de agua). El bautismo de agua es un bautismo que es una promesa hecha a Dios de buena conciencia.


Templarios y Caballeros…Después de morir en Cristo entonces podemos renacer a nuestro verdadero yo espiritual. Esta es la revolución espiritual que comienza a tener lugar. La carne no entiende lo que está pasando. La luz de la fe es oscuridad para la carne. La carne ya no tiene el control de sus facultades normales. Aquí es donde comienza la batalla.

Para ayudar a alcanzar este punto, necesitamos mirar hacia adentro. Necesitamos reconocer nuestros pecados. Juan 1:8,9 «Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda iniquidad».

Para reconocer nuestros pecados, debemos volvernos a Jesús en busca de su ayuda. Recuerda Templario, primero debemos negarnos a nosotros mismos, lo que significa que debemos querer renunciar a nuestras viejas formas de vivir, y todo eso, y tomar nuestra cruz. Lo necesitaremos para clavar la carne sobre ella.

Jesús es el camino, síguelo. Esto es lo que quiso decir cuando dijo: «El camino es largo y angosto y pocos lo encuentran». No es cuestión de encontrarlo, está justo frente a ti. Debes estar dispuesto a emprender este camino a toda costa, sin importar las pruebas que surjan. No es un camino para los vagos ni para los del mundo. Es para personas que quieren ser conocidas como hijos de Dios.

Templario…Si puedes volver tu mirada hacia adentro y con toda sinceridad, honestidad y disposición para limpiarte, a través de la confesión, Jesús estará allí para ayudarte. Incluso sacará a la luz los pecados que olvidaste. Es una limpieza profunda y seria. Los pecados que recordamos y los que nos mostró nuestro Señor y Salvador Jesucristo, necesitamos escribirlos.

Puedes ponerlos en categorías como: codicia, lujuria, pereza, impaciencia, ira, resentimientos, envidia, glotonería y celos. Tomará algún tiempo hacer esto, así que no te apresures.

Después de haber escrito todo esto, debes llevarlo a alguien que tenga experiencia en este tipo de confesión, al capellán de tu Orden, un hermano freire o a tu propio Maestre, para que entre los dos podais hablar sobre lo que has escrito y orar juntos por el perdón. Sin negar esta escritura, en Santiago 5:16 dice: ‘Confesaos, pues, vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros y esto os curará’.

De eso se trata el bautismo del Espíritu Santo. Después de la confesión, hay una cosa más que debes hacer. Haz las paces con las personas con las que tienes resentimiento y las personas a las que has lastimado y a las que has hecho mal. No le niegues tu ayuda a ninguna persona que la pueda necesitar y viste con humildad el Manto Blanco de Dios para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

 

 

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 189

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − tres =

Translate »