La Pasión Templaria

La Pasión Templaria

Templario y Caballero… ¿Qué es la pasión Templaria y cómo se alcanza? Existen pasiones que cantan canciones celestiales durante el dia y, sin embargo, silban, muerden y aguijonean bajo el velo de la noche.

Hay pasiones henchidas y desbordantes de alegría que rápidamente se transforman en esqueletos de tristeza.

Pasiones de mirada dulce y porte sumiso que, súbitamente, se vuelven más voraces que los lobos y más traicioneras que las hienas.

Pasiones más perfumadas que las rosas, mientras no se las toca, pero que se vuelven más repugnantes que los buitres y los hurones tan pronto como se las toca o se las coge.


Templario… no clasifiques tus pasiones en buenas y malas, pues es trabajo perdido. Las buenas no pueden subsistir sin las malas, y las malas solo pueden tener raíces en las buenas.

El árbol del Bien y del Mal, es uno solo, y uno solo es su fruto. No puedes conocer el sabor del bien sin conocer al mismo tiempo el sabor del mal.

La pasión con la que bebes de la vida, es la misma con la que bebes de la muerte. La pasión que te acuna es la misma que cava tu sepultura. Esta es la naturaleza de la dualidad.

No seas tan presuntuoso y obstinado, hasta el punto de intentar cambiarla. No seas tan estúpido de intentar cortarla en dos mitades para quedarte con aquella que más te agrada y tirar la otra.

¿Quieres dominar la dualidad? Trátala como si no fuera ni buena ni mala.La pasión. Mundo dual

¿No es tiempo ya, de buscar y conocer algo que no sea ni bueno ni malo porque supera ambas cosas?

¿Quieres librarte de tus pasiones? Pues entonces arranca el árbol del bien y del mal de tu corazón. Si ¡¡Arráncalo, con sus raíces, de cuajo!! Para que la semilla de la pasión Templaria, la semilla de la Vida Divina que está por encima de todo bien y de todo mal, pueda germinar y brotar en su lugar.

Templario y Caballero… tu corazón no te pertenece en absoluto, desde el momento que sus riendas estan en las manos de las buenas y malas pasiones.

Para ser dueño de tu corazón, amasa todas tus pasiones, las buenas y las malas, en la artesa unica del Amor, para que puedas cocerlas en el horno de la Sagrada Comprensión en el que toda dualidad es unificada en Dios.


Deja, desde ahora, de perturbar un mundo en el que ya existe excesivas perturbaciones. ¿Cómo pretendes sacar agua limpia de un pozo en el que incesantemente se arrojan toda clase de deshechos y lodos? ¿Cómo pueden las aguas de una laguna ser claras y serenas, si en todo momento se las estan agitando?

No pretendas obtener amor en un mundo de odio, si no quieres recibir odio. No quieras obtener la Vida en un mundo agonizante, si no quieres obtener muerte. El mundo no te puede pagar con otra moneda, que no sea su moneda, la cual siempre tiene dos caras.

¿Y que es aquello que, si te fuese concedido por el mundo, te ayudaría a superar tus pasiones, las buenas y las malas, y alcanzar un mundo exento de dolor y muerte, unido al cielo en eterno Amor y Paz?

¿Sera el poder, la riqueza, la fama? ¿Sera la autoridad, el prestigio y el respeto? ¿Sera la ambición realizada y la esperanza satisfecha?

Todas estas cosas son fuentes que alimentan tus pasiones, ¡¡ Fuera con todo eso, fuera con ello!!

Caballero y Templario… debes ser transparente para que puedas ver con claridad el mundo. Cuando veas con claridad el mundo, sabrás lo pobre e incapaz que es para proporcionarte la Libertad, la Paz y la Vida que buscas.

Todo lo que el mundo puede darte es un cuerpo con el que poder navegar en el mar de tus pasiones de la vida dual. Mantenlo preparado para contener todas tus pasiones y mantenerlas controladas, ese es tu deber y solo tuyo.

Ten una Fe despierta y de ojos relucientes para ponerla al frente de tu vida. Una Fe inalterable en la Voluntad Universal, en la Pasión Templaria que es tu guía en los caminos bienaventurados de Dios, ese es tu trabajo y solo tuyo… para mayor Gloria de Nuestro Señor.

 

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 162

Deja un comentario