Cuando se detuvo el Tiempo

Cuando se detuvo el Tiempo

Templario y Caballero… cuando se detuvo el Tiempo se agitaron todas las regiones de tu Universo interior. Desaparecieron los conceptos, las palabras y hasta los sentimientos. Todo movimiento fue aniquilado por el silencio. La mente y el corazón se unieron, navegando por el espacio donde yacen todos tus sueños, tus temores y tus remordimientos. Tus esperanzas y alegrías, y todos tus lamentos. Todo quedaba atrás, hasta que se fueron perdiendo.

El Principio no tenía Fin, Templario, cuando se te detuvo el Tiempo. El espiritu despojado de cualquier alteración que no fuera la del propio Verbo. Y frente a frente, criatura y creador “De oídas te había oído, mas ahora mis ojos te ven y mi corazón te siente”.


Templario… observa como los dirigentes que gobiernan el mundo han convertido a los seres humanos en zombis con el Alma dormida, dependientes de las cosas materiales. Un mundo siempre en conflictos y guerras, cuya tierra esta continuamente siendo regada con sangre inocente, en el nombre del honor y en el pago de los desagravios recibidos. Un mundo sembrado de venganza y odio, de intereses especulativos que alimentan la codicia, el egoísmo y la vanidad.

La religión convertida en un gran holding piramidal cuya cabeza visible es autonombrado el “Dios en la Tierra” que lo único que hace es «perdonar los pecados», y saludar con una mano. Se han olvidado de la Palabra de Dios sin sentir el más mínimo remordimiento, haciendo de Los Evangelios su más rentable inversión. Embaucadores ilusionistas, maestros del engaño, vendiendo remedios para todos los males, menos para los males del Alma y del Espiritu.

Pobre de aquel que pudiendo entender nada entiende, que aun mirando nada ve y que sintiendo nada siente…. Pobre de él.


Templario y Caballero… la puerta del Alma solo tiene una cerradura que se llama Arrepentimiento y jamás podrá ser abierta sino es con la llave del Amor. Ahora que la Gracia venida del Padre ha impregnado tu espiritu con la energía del Temple, busca hermano, la Verdad en las entrañas de la Tierra hasta que consigas hacer de ella tu Vellocino de Oro.

Despierta el Cristo que hay en tu interior. El Cristo revolucionario, rebelde, el que hace estremecer todas las fuerzas del Bien y del Mal. El Cristo que salió victorioso a la hora de la tentación, el que expulso a los mercaderes del Templo. El Cristo que debe pelear tremendamente contra los eternos enemigos que estan dentro de ti, aquí y ahora.

Si quieres ganar la guerra contra el mundo, cumple sin dudarlo nunca, el más importante de Los Mandamientos “Amaras a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. 

«Malla tras malla teje mi Telar, tela para mi Honra y telas para honrar». La Virtud y la Verdad se volverán a encontrar haciendo libre a la Humanidad, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 162

Deja un comentario