Mandamientos Templarios

 Mandamientos Templarios

Los Mandamientos Templarios son una orientación en la actitud que nos ayude a emprender el camino del Conocimiento de la Verdad y de la Oración. La religión, la política, la economía, las estructuras sociales y el ordenamiento jurídico tal y como lo entendemos hoy, ha llegado a su fin. Estamos ante el comienzo de un nuevo ciclo donde la Verdad nos hará libres.

1: Recuerda siempre el ejemplo de los antiguos templarios y los Principios y Valores de la Orden de los Pobres Caballeros del Templo de Salomon.

Entregaron sus vidas a una causa encomiable y noble, con lealtad y honor por alcanzar la Gloria de Dios Padre. Ningun Templario debe defender ningun dogma religioso y mucho menos identificarse con quienes los traiciono como a  Jesucristo, con quien los torturo como a Jesús ante de su Crucifixion, y con quienes los quemo y asesino como a Jesús el Cristo, Nuestro Señor.

Todo Templario debe llevar ese dolor en lo mas profundo de su alma mientras dure su existencia en esta vida. El recuerdo y su ejemplo debe ser en todo momento la inspiracion que nos motive a seguir luchando, estemos donde estemos y con los medios a nuestro alcance, para hacer de este mundo un lugar de paz, de justicia y libertad.

2: Lucha incansablemente por los derechos humanos y la defensa de los más débiles y los oprimidos.

El derecho a la vida, la igualdad ante la ley, la libertad de expresión, el derecho al trabajo, la seguridad social y la educación. Independientemente de la nacionalidad, lugar de residencia, género, origen nacional o étnico, color de piel, religión, idioma o cualquier otra condición.

3: Lucha también por la salvaguardia de los valores humanos universales.

La discriminación racial, la tortura, las desapariciones forzosas, las personas con discapacidad, y los derechos de la mujer, los niños, los migrantes, las minorías y los pueblos indígenas.


4: Empieza por mejorarte a ti mismo antes de fingir mejorar a los demás y el mundo a tu alrededor.

Deja caer los velos que te impiden ver la Verdad en todo lo que te rodea y mira en tu interior para conocerte realmente.

5: Conforma tu vida a tus convicciones profundas, sin hipocresía y respetando siempre las convicciones ajenas.

No debes sentir temor alguno en demostrar que eres cristiano y Templario defendiendo todo aquello que creas que es justo a los ojos de Dios.

6: Sé siempre franco en tus palabras y leal en tu conducta.

No traiciones nunca y que tus palabras sean siempre reflejo de la verdad más absoluta.

7: Sé siempre fiel a tus compromisos y cumple la palabra que has dado.

Lealtad para cumplir tus compromisos y honor en el cumplimiento de tu palabra. Pues sin honor tu palabra no vale nada.


8: Realmente no aprecies nada tanto como la espiritualidad, la fraternidad y la amistad.

Ser espiritual y Templario es una forma de ser y vivir en plenitud y serenidad, desde la compasión, la bondad y la fraternidad, con un respeto profundo a todas las personas y creencias. Es buscar a Dios en el silencio de la oración. Es buscarlo en nuestro interior y en todas las cosas que nos rodea, pero sobre todo, en el corazón de cada ser humano.

9: Siempre eliges el diálogo y la concertación al enfrentamiento y la guerra.

La palabra es el arma mas poderosa que posee el ser humano. Construye a través de ella mediante el dialogo un mundo de Paz, Justicia y Libertad.

10: Enfrenta con valentía todas las dificultades a las que te enfrentas, sabiendo que encontrarás en ti mismo y en estos principios elevados la fuerza necesaria para cruzar este campo de experiencia y evolución.

Los Mandamientos de Dios y los Mandamientos Templarios, te sirvan de luz y faro en tu andadura en busca del Conocimiento.

11: Nunca olvides que tus derechos fundamentales y de libertad terminan donde comienzan los de los demás.

El sacrificio y entrega hacia los demas sin condiciones, siempre sera un beneficio para tu corazón y la ofrenda mas agradable que puedas ofrecerle a Nuestro Señor.

12: Jamás olvides que el valor de un ser humano descansa en lo que realmente es, no en lo que posee o parece ser.

No busquéis nunca acumular títulos ni medallas que hinchan el ego y la prepotencia y cumple siempre con tus obligaciones que como Templario has jurado ante Dios.

TEMPLARIOS Y CABALLEROS, HISTORIAS, LEYENDAS Y REFLEXIONES
«No es el camino que hace grandes a los hombres; son los humanos que hacen grande el camino» (Confucio)

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 165

Deja un comentario