LA TRAICION

la traición

LA TRAICIÓN

Coloquialmente la ” traición es definida como el acto que consiste en defraudar a familia, amigos, grupo étnico, religión u otro grupo al cual pueda pertenecerse, haciendo lo contrario a lo que otros esperan. A menudo, cuando se acusa de traidor, tales acusaciones son controvertidas y disputadas cuando la persona no puede identificarse con el grupo del cual es miembro, o de lo contrario está en desacuerdo con los líderes del grupo que tienen cargo.”.

La traición y la mentira, dos conceptos que van unidos y que son inherentes y puestos de manifiesto en la condición del ser humano a lo largo de la historia de la Humanidad.

¿Pero qué objetivo se pretende conseguir con un acto tan ruin y mezquino como es la traición?

Como Caballeros Templarios ¿Somos conscientes a quien realmente estamos traicionando?

Y si lo hacemos ¿Qué recompensa obtendremos?

Traicionamos a nuestros hermanos/as, amigos o familiares por el simple hecho de conseguir notoriedad pública en una sociedad corrupta e inhumana que nos aleja del juramento sagrado y de las virtudes que todo Caballero Templario debe practicar a lo largo de su vida temporal en este mundo.

Traicionamos por conseguir riquezas, cosas materiales, status social, etc.…que sacien nuestra ambición,y nuestra envidia por poseer lo que tienen los demás, alimentando nuestro egocentrismo.

¡¡¡ Si hermanos/as traicionamos!!!

Y en cada acto de traición lo hacemos traicionando la palabra y el ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, Único Rey, Dios hecho hombre para enseñarnos la Luz, la Verdad y el Camino. Solo a ÉL debemos Devoción y Pleitesía.

Traicionamos y mancillamos el nombre de nuestros hermanos fundadores del Temple, que fueron traicionados, perseguidos, torturados y quemados vivos.

Traicionamos a nuestros hermanos/as que todos los días libran una batalla,y que con su ejemplo luchan por hacer de este mundo un lugar mejor en bien de las generaciones futuras.

Nos traicionamos a nosotros mismos cuando callamos las injusticias, cuando mentimos y prometemos cosas que no podemos o no queremos cumplir.

Nos traicionamos a nosotros mismos cuando soltamos la mano del hermano/a que nos pide ayuda y lo dejamos caer, de quien necesita compañía en su enfermedad y se la negamos, de quienes pasan necesidades y los miramos con indiferencia y prepotencia.

Nos traicionamos a nosotros mismos cuando ocultamos la Verdad que nos haga libre del apego material y del egocentrismo del que estamos preso en este mundo.

¡¡¡ Si hermanos/as nos traicionamos!!! Y me pregunto…

¿Nos traiciono nuestro Señor Jesucristo cuando fue torturado, martirizado y muerto en la cruz?

¿Traicionó un Caballero Templario a su hermano que combatía a su lado en las cruzadas defendiendo la palabra de Dios?

¿Traicionó Jacques de Molay su palabra de Caballero Templario y último Gran Maestre del Temple, cuando su cuerpo se consumía en el fuego de la hoguera?

¿Nos traicionó y lo sigue haciendo la que dice llamarse Santa Iglesia Católica y Apostólica Romana?

¿Nos traiciona los que dicen llamarse Grandes Maestres y Consejeros de las Ordenes Templarias, cuando obedecen y rinden devoción a una Iglesia Católica en decadencia por su ambición, atrocidades y falacias a lo largo de su historia?

¿Se han convertido las Ordenes Templarias en un reducto a través del cual obtener beneficios lucrativos a costa de la palabra de Dios Nuestro Señor, donde el pastor o Gran Maestre cuida a su rebaño y sus Consejeros sean los perros que vigilan e impiden que las ovejas incumplan las reglas?

¿Están traicionando los principios y los valores de la esencia y del espíritu de ser Caballero Templario y por ende soldados de la Blanca Milicia de Cristo?

Como vemos, la palabra traición tiene un extenso significado, podemos estar reflexionando y escribiendo largo tiempo sobre ello ya que despierta una multitud de pensamientos y opiniones controvertidos, encontrándose presente en cada momento del día a día de nuestras vidas. Es responsabilidad de cada uno y de su conciencia sucumbir a su poder e influencia, o no hacerlo.

 

Nada para nosotros,Señor, nada para nosotros sino a Tu nombre sea dada la Gloria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *