Busca tu Fe Hermano

Busca tu Fe Hermano

Templario y Caballero… busca tu Fe hermano, en la árida, desierta y desamparada tierra por la que caminas. Para que tu Fe sea fuerte y te dé fuerzas para seguir caminando.

Sombría, desnuda y terrible son las batallas en las que tienes que luchar cada día. Pero indómito es el corazón de la Fe. Y tu corazón Templario, continúa latiendo vigorosamente.

Duro, escurridizo y apenas visible es tu sendero por la vida. Pero suave es la mano, firme el pie y aguda la mirada. Y así continúas iluminando.

La fe que nace impulsada por una ola de miedo, es solamente la espuma del miedo, se levanta y desaparece con él. La Verdadera Fe sólo florece en el tallo del Amor. Su fruto es la Comprensión. Si tienes miedo a Dios, es que no crees en El.


Templario… tu que eres espíritu del Temple y no posees ninguna rueda del Tiempo para hacerla girar en un mundo tan intensamente ocupado y tan intensamente apresurado. En medio de una humanidad tan decorosa en el vestir, en el hablar y en los modales, tú te hayas desnudo, balbuciente y rudo. No puedes reír con los que ríen, ni llorar con los que lloran. Los hombres comen y beben, y sienten placer al hacerlo.

Tu comes sin deleite y la bebida es insípida en tu boca. Andas solo, duermes solo y sueñas solo tus sueños. Los demás son ricos en agudeza y sabiduría de este mundo. Solo tú, pareces necio e ignorante. Los demás tienen rincones confortables a los que llaman hogares. Solo tú, no tienes hogar.

Los demás tienen lugares en la Tierra a los que llaman su país natal y cuya gloria cantan en voz alta. Solo tú, no tienes ningún lugar que puedas cantar o llamar patria.


Eres un sonámbulo, en medio de un mundo aparentemente tan despierto. Estas impulsado por un sueño que los que están a tu alrededor no ven ni sienten; por eso se encogen de hombros y se ríen para sus adentros. Pero cuando su dios del miedo aparece en escena, ellos muerden el polvo. Mientras que tú del que se reían y al que despreciaban, eres elevado por la fuerza de tu Fe por encima de todos ellos y llevado hasta las mismas puertas de la Gloria de Dios Padre.

Caballero y Templario… la vida que los hombres viven y la muerte que padecen, es tan solo una hibernación, y tú has sido elegido Templario para despertar a los hombres de su sueño y llamarles para que salgan de sus cavernas y de sus madrigueras hacia la libertad de la Vida sin muerte, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria.+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 189

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =

Translate »