No llames Padre a nadie

No llames Padre a nadie

Templario y Caballero... No llames padre a nadie, y haz una mirada al engaño y las consecuencias. La institución de la religión cristiana se basaba y sigue estando basada en las palabras de Jesús y del Espíritu Santo que dirigen a los hombres a promulgar leyes y estatutos que agraden al Padre.

Muchos han tomado esta ley de Nuestro Padre Celestial y la han dejado sin efecto sobre esta tierra para millones de personas.

Algunas veces los hombres dirán: «Todo está en la interpretación». Pero, ¿en qué parte de la Biblia se dice que la Escritura solo está abierta a interpretación privada? Esta es una declaración engañosa.

TEMPLARIOS Y CABALLEROS, HISTORIAS, LEYENDAS Y REFLEXIONES
«Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; porque ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando».

Vemos a Jesús reprendiendo al liderazgo de la Iglesia por Vanidad; Mateo 23: 5-10 “Pero todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres: ensanchan sus filacterias, ensanchan los bordes de sus vestidos, y aman los aposentos más altos en las fiestas, los asientos principales en las sinagogas, y gustan de los saludos en los mercados, y ser llamados por los hombres, Rabí”.

La estabilidad de la Casa de Israel no estaba en la mente de los líderes religiosos en ese momento. Los líderes estaban tratando, como está ahora, de ampliar su influencia sobre las congregaciones.

Haciendo leyes y reglas y cambiando la verdad de la palabra de Dios en una mentira. Sin detenerse ni un momento a ver el daño que han hecho ni arrepentirse. Estos hombres, como algunos son hoy en día, no pueden ver con claridad ni pueden ver más allá de su propia ambición.

Quieren hacerse un nombre en los anales de la historia, pero lo que no logran comprender, es que la historia no los recordará ni tampoco ninguno de los santos de Dios.


Templario… ¿Por qué vino Jesús a esta tierra? ¿Qué fue tan importante que renunció a la Gloria por abuso, una mansión por roca, Vestiduras de oro por harapos, y Honor por deshonra?

En Juan 8: 45-49 nos dice; “Y porque les digo la verdad, no me creen”. ¿Cuántos han sido humillados porque han dicho la verdad?

La humanidad ha llegado al punto de que preferiría creer una mentira en lugar de creer la verdad. La verdad del hombre es de corta duración y es cancro y apolillada.

¿Por qué no creen la verdad? mensaje tras mensaje de la Palabra de Dios y muchos todavía rechazan la verdad.

Incluso después de que el hombre todavía llama padre a otros. ¿Qué han hecho estos que gustan de ser llamados “padre”? ¿Han librado a alguno del pecado, han salvado una sola alma, han creado algo de la nada, han hecho que el hombre esté en paz entre sí?

NO. No pueden hacer nada. ¿Y qué hay de ellos escuchando la verdad? dijo Jesús; “El que es de Dios, la palabra de Dios oye; por tanto, no las oís vosotros, porque no sois de Dios”.


Caballero y Templario… ¿Pero esta declaración de Cristo sigue siendo cierta hoy en día? La respuesta es sí. Todo lo que Jesús dijo e hizo fue del Verdadero Padre Celestial y no de una doctrina de paternidad humana hecha por un hombre.

Nuestra relación con el Padre se basa en nuestra aceptación de Él como Padre, Consejero, Maestro, Rey, y Dios Todopoderoso. Y a nadie llaméis padre vuestro en la tierra, porque uno es vuestro Padre, que está en los cielos.

Pero cuando ponemos al hombre al mismo nivel que Dios, entonces hay una ruptura en nuestra relación con Dios.

No llames padre a nadie, hermano. ¿Estás llamando a un hombre Santo Padre, que no puede responder a las oraciones ni perdonar el pecado?

Es hora de pensar y leer las escrituras, es hora de escuchar la verdad antes de que sea demasiado tarde, para mayor Gloria de Nuestro Señor.

+++Nada para nosotros, Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

Compartir
Imagen por defecto
antolinvall
Artículos: 162

Deja un comentario