El valor de ser Templario

El valor de ser Templario

El valor de ser Templario se define como la grandeza de corazón, el espíritu para hacer frente al peligro y la audacia.

Dios mandó a Josué tres veces que fuera fuerte y tuviera buen ánimo y le aseguró Su presencia constante si sus mandamientos eran obedecidos. Él prometió que: “el eterno Dios es tu refugio, y debajo están los brazos eternos, y él echará de delante de ti al enemigo; y dirá: Destruidlos.” (Deuteronomio 33:27)

Conocer al Señor y obedecer Sus mandamientos son los dos ingredientes principales para el tipo de valor de Dios. Cuéntale sobre las batallas que estás enfrentando y acurrúcate debajo de los brazos eternos mientras él destruye a tu enemigo.


Templario… estás equipado con toda la armadura de Dios. Moisés y Josué estaban seguros de la presencia y guía de Dios debido a su obediencia a la Ley. Por el sacrificio de Cristo tienes la seguridad de haber vencido ya porque “mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo”. (I Juan 4:4)

No estás luchando contra un enemigo físico, sino que te enfrentas a fuerzas espirituales malvadas. Aunque esto suene siniestro, ¡todo lo que tendrás que hacer es PONERTE DE PIE! Sí, de pie, protegido por toda la armadura de Dios.

¡La única armadura física de David en su batalla contra Goliat fue una honda! Al gigante fuertemente armado le gritó: “Tú vienes a mí con espada y lanza; pero yo vengo a ti en el nombre del Señor de los ejércitos, el Dios de los ejércitos.” ¡David era la ÚNICA persona que sabía sin duda que Dios entregaría a Goliat en sus manos! Hubo una serie de batallas para derrocar a los filisteos, pero fue en vano.

Su hermano lo ridiculizó, el gigante se burló de él y ambos ejércitos permanecieron incrédulos y divertidos. ¿David se sintió intimidado por eso? ¿Entró en su cabeza la incredulidad, la vergüenza y la duda? ¡Después de todo, ni siquiera tenía la edad suficiente para estar en el ejército! ¡NO! Declaró en voz alta a todos que “sabrán que el Señor no salva con espada y lanza; ¡porque la batalla es del Señor!”

Luego corrió hacia el hombre a quien todos temían, con solo cinco piedras lisas en la mano, pero completamente armado con la unción del Señor de los Ejércitos. No había ni un ápice de duda en él ya que conocía a su Dios; Su fidelidad, Sus hazañas anteriores y, sobre todo, Su íntima comunión con él. (1 Samuel 17)


¿Y tú, Templario? ¿Estás siendo influenciado por voces de duda e incredulidad? ¿O te animas con la fuerza y ​​la plena protección del Señor de los ejércitos? No olvides ponerte Su armadura. El Manto Blanco no es pesado, pero te ayudará a ponerte de pie y ser valiente.

Ante todo, debes conocer la Verdad de la Palabra de Dios. Sólo la Palabra puede efectuar la salvación de tu alma. Una vez seguro de la salvación, sabes que has sido hecho justo por Su sangre.

TEMPLARIOS Y CABALLEROS
“Sé fuerte y de buen ánimo; no temas ni desmayes, porque tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”. (Josué 1:9)

Esta es tu armadura principal: el peto que protege tu corazón y las partes más vulnerables. Ahora estas equipado para compartir la Palabra de Nuestro Señor dondequiera que vayas y usar tu fe cada vez mayor como un escudo para protegerte de las dudas y los temores teniendo el valor de ser Templario.

Nacer de nuevo por el Espíritu de Dios protege tu mente, manteniéndola enfocada en Su Palabra y Voluntad Divina. Por último, reza constantemente usando la Palabra de Dios, no la sabiduría humana, para enfrentarte a las fuerzas que te atacan para mayor Gloria de Nuestro Señor.

«Templi ómnium hominum pacis abbas»

+++Nada para nosotros Señor, nada para nosotros, sino a Tu nombre sea dada la Gloria+++

antolinvall
antolinvall
Artículos: 196

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + dieciseis =

Translate »